Vous êtes ici...

bibliographie EcritsTibhirineTome3«Creo en el lugar específico de los monjes en un diálogo entre creyentes», escribió Christian de Chergé. Con él, los monjes de Tibhirine inscribieron en la tierra del Islam la historia de una convivencia orante, la historia de un encuentro con Argelia y sus habitantes, pero también con la fe musulmana. La comunidad de Notre-Dame del Atlas, que supo escuchar a este país hasta abrazar sus alegrías, sus penas y la tragedia de la década negra, aceptó estar marcada en su ritmo y en su oración por el encuentro diario con la religión del otro. Este libro, tejido a partir de sus escritos y pensamientos, nos recuerda que la Iglesia es portadora de un mensaje fraterno que trasciende las fronteras para inscribir el amor universal como único credo audible para todos. En esto, san Charles de Foucauld es un ilustre precursor. Los diecinueve mártires de Argelia han añadido su testimonio al suyo.                                                  

Textos recogidos y presentados por Marie-Dominique Minassian. Introducidos por Monseñor Henri Tessier (+), arzobispo emérito de Argel y Jean-Jacques Pérennès (o.p.) con la colaboración de la Comunidad de Notre-Dame del Atlas en Midelt (Marruecos).

Coedición: Bayard/Le Cerf/Bellefontaine

Acheter sur La Procure

Este 27 de diciembre acabamos de enterarnos del nombramiento por el papa Francisco de monseñor Jean-Paul Vesco, obispo de Orán, como sucesor de monseñor Paul Desfarges, arzobispo de Argel desde 2017, que ha alcanzado el límite de edad.

Más información sobre monseñor Jean-Paul Vesco: https://eglise-catholique-algerie.org/eglise-algerie/diocese-oran/l-eveque-oran/

Monseñor Jean-Paul Vesco nombrado arzobispo de Argel: https://www.vaticannews.va/fr/eglise/news/2021-12/nommination-archeveche-algerie-vesco.html

 

Mensaje de la comunidad de Midelt en Marruecos: Lamentamos anunciar a todos los amigos de Nuestra Señora del Atlas y de Tibhirine que nuestro padre Jean-Pierre Schumacher nos ha dejado para unirse a sus queridos hermanos de Tibhirine.

En la mañana de la solemnidad de Cristo Rey, recibió la unción de los enfermos en su celda a las 11 horas al comienzo de la misa. Diez minutos después, entregó su alma al Señor. Se fue en paz, como fue toda su vida.

Unidos en la oración y que el Altísimo nos conceda seguir manteniendo «el espíritu de Tibhirine», testimonio de esta comunidad ejemplar.

"El pequeño resto" - Padre Jean-PierreSchumacher