Vous êtes ici...

Las homilias del Hermano Christophe aparecen en:
Adorateurs dans le souffle, Homélies pour les fêtes et solennités (1989-1996), Éditions de Bellefontaine, Série "Paroles" n°3, 2009.
Lorsque mon ami me parle, Éditions de Bellefontaine, 2010.
Las homilias del Hermano Christian aparecen en:
L'autre que nous attendons, Homélies de Père Christian de Chergé (1970-1996), Les Cahiers de Tibhirine n°2, Abbaye d'Aiguebelle, 2006.
Les citas bíblicas van en cursiva.
Las pinturas son de Berna (www.evangile-et-peinture.org)

au fil liturgie croix glorieuse

Si lo esencial es realmente donde muere Jesús: en la Cruz... estoy dispuesto a vivir lo esencial, a dar testimonio de lo esencial: dar mi vida, entregarla por los demás. Porque lo esencial, todos estamos de acuerdo: es vivir... y lo esencial de la vida: es amar, ser amado. Pero vivir hasta ese punto... amar hasta ese extremo, y luego ser amado de esa manera...

Jesús en la cruz nos dice ante todo lo que no es esencial, nos muestra dónde no está:

- lo esencial no es tener éxito, prosperar, hacer carrera (profesionalmente, religiosamente), Jesús muere abandonado, condenado, humillado.

-  lo esencial no está en el dinero ni en la apariencia que nos permite comprar: Jesús muere desnudo, desvestido, despojado de toda apariencia, un hombre corriente, a semejanza de los hombres y reconocido como hombre: ¡el Nazareno! Ecce Homo.

-  lo esencial no está en el comer, ni en el beber. Tengo sed, dice el ajusticiado (Jn 19,28).

au fil liturgie toussaint

Jesús, al ver a la multitud, tal vez escuche este versículo del Salmo - lo cantamos cada anochecer en Completas y esta noche en Vigilias: Muchos dicen: “¿Quién nos hará ver la dicha, si la luz de tu rostro ha huido de nosotros?” (Sal 4,7).

[… ] Sí, hoy en nuestro mundo hay muchísimos que preguntan: ¿Quién nos hará ver la dicha? ¡Bastaría como respuesta promulgar una ley: sharia o catecismo, garantizando una felicidad... obligatoria y triste, en la que la gente, a decir verdad, no tiene nada que hacer!

¿Debemos adelantar ideas y desarrollar una felicidad bien programada, fría y tan exclusiva: felicidad de los ricos o del proletariado, felicidad de los blancos, felicidad occidental como Le Pen o felicidad islamista? ¿Deberíamos elegir?

au fil liturgie christ roiEn la cruz está el hombre, Jesús, el actor principal. No actúa en la pantalla. Está en la sala, con los espectadores. Está en la historia, con nosotros. He aquí al hombre en su mejor papel: el centurión pronto dirá: “Realmente, esté hombre era inocente” (Lc 23, 47). La Iglesia es un pueblo que mira: y testimonia, que se sostiene y se afirma a sí misma en esta mirada puesta hacia Jesús y contra todo. No sueña. No imagina. Observa: lo real de la cruz hoy: la humanidad torturada, humillada, traspasada, desfigurada.

La Iglesia no se aparta. Su mirada desenmascara la mentira. Su mirada testimonia: el proceso no ha terminado. El acusado no ha dicho su última palabra: el Cordero inmolado es vencedor. El Crucificado ha resucitado: vive. Él reina. Cristo y Rey.