Dos grandes características: la belleza y la hospitalidad.

LA BELLEZA:

En la sencillez del monasterio y los edificios que lo rodean.

En las cabilas de adobe, muy pintorescas.

En la naturaleza próxima, con el Alto Atlas en el horizonte y los fondos de valles verdosos sobre los espacios desérticos y ondulados. Para los valientes, y un poco deportivos, son posibles caminatas de varias horas en la montaña con paisajes siempre renovados.

Y, por supuesto, irradiando un poco más lejos, la ciudad de Fez, cuya medina es Patrimonio de la Humanidad o los paisajes del sur: las gargantas y valles de Ziz, Dades y Todra con sus oasis y el gran desierto.

LA HOSPITALIDAD:

La acogida calurosa y fraterna de los hermanos.         

Los posibles encuentros con las religiosas franciscanas.

Instaladas en Midelt desde los años 30, tienen una larga historia de relación fraterna y de confianza con los habitantes y varias de ellas han trabajado y trabajan todavía en la sanidad o la formación infantil. También están relacionadas con asociaciones locales ocupadas de la formación especial para minusválidos.

También tienen una casa en Tatiwin, pequeña aldea de montaña a 15 km del Monasterio de Notre Dame del Atlas, donde viven con las mismas condiciones austeras de sus habitantes; atienden un dispensario, un jardín de infancia. En verano, cuando pueden, siguen en la montaña a las familias de pastores nómadas, continuando bajo las tiendas las curas médicas y el acompañamiento de los niños. Sin embargo, la edad y la salud están restringiendo esta parte de su misión hoy.

Encontrarlas es en sí un enriquecimiento; pero esto puede también abrir hacia contactos más confiados con los habitantes a los que conocen bien y con los que trabajan y actúan para luchar contra la pobreza y la enfermedad.

La acogida sencilla pero amistosa de los beréberes que, a menudo no tienen nada pero quieren por lo menos ofrecerle té al huésped de paso. Los contactos son fáciles ya sea al azar por paseos o compras en la ciudad o, para encuentros más profundos, a través de los hermanos o las hermanas.